« volver a Noticias

Día Internacional de la Mujer: Conoce a Lina Marcela

"Con Learning for Life pude cambiar de vida, de trabajo, de amigos... Fue un cambio total".

Lina Marcela formó parte de las primeras generaciones de estudiantes de Learning for Life Madrid, tras la llegada del proyecto a España. Fue una alumna ejemplar, entusiasmada y muy talentosa. Gracias a ello, hoy tiene un puesto de trabajo fijo en la cafetería del centro donde cursó sus estudios. Con todo, sus ganas de aprender y seguir formándose no han terminado.

Para Lina, que se unió a Learning for Life cinco años después de llegar a España, ha sido esa formación la que ha marcado la diferencia. Para ella, su propia experiencia es el perfecto ejemplo de lo importante que es la labor de una compañía que apuesta por las personas. “Antes trabajaba en servicio doméstico y cuidando personas mayores. Todos los cursos de formación que tenía disponibles eran relacionados con la limpieza o con el cuidado de personas mayores, con el curso pude cambiar de vida, de trabajo, de amigos, fue un cambio total”, afirma. Inicialmente, su contrato en la Cámara de Comercio era de media jornada, pero gracias al tesón que la caracteriza, ha logrado ampliarlo y hoy trabaja a jornada completa.

Sin embargo, comenta, no basta con una buena actitud. Para nuestra protagonista, las herramientas que da la formación son muy importantes para la vida laboral a posteriori. “En el curso -explica- aprendimos como realizar un servicio, aprendimos los vinos, jamones…hemos aprendido un montón de cosas de las cuales, yo por ejemplo, no tenía ni idea. De aquí salí no con una idea, sino con una información bastante importante que me ayudo a empezar a trabajar porque antes no podía participar en el mundo de la hostelería desde ningún punto de vista.” Destaca la manera en la que ha cambiado su relación con los compañeros, pero también el cambio en su manera de entender el trabajo. “También me ha servido para ser más comprensiva cuando voy a otros sitios, para ser mejor cliente”, explica, entre risas.

Aunque como alumna fue parte de una de las primeras promociones de Learning for Life, su trabajo en la sede de los cursos ha permitido a Lina entrar en contacto con las nuevas generaciones. “He notado bastante diferencia -apunta- porque muchos de los alumnos que vienen ahora ya tienen una idea básica de lo que es el servicio, porque algunos han trabajado en otras partes y el curso les ofrece una certificación, un reconocimiento académico por decirlo de alguna manera y nos facilita el trabajo.”

Los que han seguido estando en su vida, de algún modo, han sido sus compañeros de promoción. “Tengo contacto con compañeros a través de RRSS. Algunos están aquí en el curso de hostelería y otros no, pero aun así para todos ha sido una experiencia bastante interesante de integración porque muchos éramos de nacionalidades diferentes y nos sirvió para conocernos y aprender a convivir entre nosotros.” Integración que reconoce imprescindible para superar la formación con éxito. “Es muy importante el buen ambiente de trabajo, porque cuanto mejor se lleven los compañeros entre sí, más fácil es realizar las tareas, más fácil es realizar un buen servicio. Al fin y al cabo, compartimos prácticamente todo el día juntos”, apunta.

En Learning for Life Lina recibió formación de coctelería y cocina, ámbitos en los que le encantaría seguir profundizando. Dice que, en el futuro, le gustaría hacer un curso de cocina para conocer mejor la presión del trabajo que llevan sus compañeras. “Además, me gusta mucho, tanto la cocina como la coctelería. El mundo de la hostelería en sí me parece muy interesante y me parece que hay mucho por descubrir, además de que hay muchas variaciones administrativas, no solamente de servicio”, añade.

Lina guarda una valoración muy positiva, tanto del programa de Diageo como de su impacto en la vida de sus protagonistas. Por ello, no dudaría en recomendarlo a cualquier joven que quisiese avanzar mediante la formación hacia nuevas oportunidades. “Que no lo piensen, simplemente que lo hagan, que lo disfruten y que lo aprovechen, porque tanto si se dedican a la hostelería como si no, esto les va abrir las puertas a un mundo inmenso, además del hecho de que van a aprender a comprender a la gente que se dedica a este mundo y a ser más comprensivos y más amables.” Y así, preparada, trabajadora y amable, se despide Lina del equipo de Diageo Bar Academy. La hora de los pinchos de media mañana se acerca y en la cafetería, como en la vida, no hay tiempo que perder.

Learning for Life, el programa global de Diageo, reconoce y promueve la diversidad, la inclusión y la igualdad de género entre todos los jóvenes participantes del programa.