« back to Tendencias & Inspiración

SIRVIENDO COCTELES SCOTCH POR TODO EL MUNDO

Hay muchos tabúes que rodean los cócteles de whisky escocés. A medida que su popularidad aumenta en todo el mundo, Stuart Morrow, General Manager de 50 Best Bars, The Baxter Inn, nos enseña cómo y por qué deberíamos hacer estos servicios no solo en el Día Internacional del Scotch (10 de febrero), sino como base del menú en nuestros puntos de venta.

Primer sabor

Aún recuerdo el día en que probé mi primer escocés solo. Tenía 20 años y estaba en un bar en el que mi amigo estaba trabajando en mi ciudad natal de Coventry, Inglaterra. Acababan de pedir una botella de whisky escocés LAGAVULIN Single Malt de 16 años y me sirvió un trago. Recuerdo la primera narración, cómo me explicó que tenía notas de un líquido a base de yodo, generalmente reservado para curar cortes y que normalmente no es algo que asociaría con una deliciosa bebida. "¿Por qué alguien querría beber esto?" ¡Recuerdo haber pensado! Más de 13 años después, me encuentro como el Gerente de The Baxter Inn, en Sydney, Australia, que actualmente cuenta con más de 1.000 whiskys diferentes de todos los rincones del mundo. La industria de la hospitalidad me ha llevado por todo el mundo, trabajando en países como Grecia, China, Taiwán, España, el Reino Unido y, por supuesto, Australia.

Scotch en todo el mundo

Durante mis viajes y durante mi investigación, he visto consumir whisky de muchas maneras diferentes, con cada país mostrando sus propios servicios preferidos. Por ejemplo, en Japón y en muchas partes de las Américas, se encuentran personas consumiendo whisky en vaso largo, con el alcohol base combinado con hielo y refrescos. En partes de Asia, los whiskies se sirven con té verde y se consumen mientras aún están calientes. En muchos bares alrededor de Australia, ha habido una tendencia más reciente de beber whisky con zumo de manzana fresca, un servicio creado por un bar en Sydney llamado Shady Pines Saloon.

Mezclado o solo: el tabú escocés

A pesar del aumento de muchos camareros que intentan mezclar el whisky, a veces se considera un crimen atroz por algunos de los llamados "conocedores del whisky". Para muchos, el placer de consumir un whisky proviene del placer de apreciar las notas más sutiles del espirituoso, sabores que simplemente se perderían cuando se mezclaran con más que unas gotas de agua. Incluso la oferta de un cubito de hielo a veces puede ser rechazada con una burla por los fanáticos del whisky. Con todo lo dicho, el whisky está comenzando a verse como un ingrediente interesante para usar en cócteles, proporcionando un conjunto complejo y una profundidad de sabores que se puede ver como un desafío, pero también como un verdadero triunfo de sabor.

Entonces, ¿qué lleva a esta vieja creencia de que el whisky escocés nunca debe mezclarse? ¿Tal vez es una cuestión de valentía? ¿Beber el líquido de forma diferente a la que salió de la botella se ve como un signo de debilidad? O tal vez es por respeto al productor que el whisky se consume como se entrega y no debe manipularse. Podría ser que, después de madurar en barriles de madera durante más de 12 años, se considere vergonzoso arruinar los sabores que han tardado más de una década en desarrollarse con la adición de cualquier otra cosa. O tal vez se deba a un malentendido sobre cómo la mezcla realmente puede realzar y mostrar ciertas cualidades del espirituoso.

Al facilitar una mejor comprensión del espirituoso, abrimos nuestros ojos a una nueva variedad de cócteles. Este espirituoso complejo es el ingrediente ideal para agregar profundidad y variedad a cócteles clásicos conocidos. Agregar un toque de sabores a los cócteles que has estado haciendo durante años podría ser solo la actualización que tu menú necesita. Explora el espirituoso aún más con tu equipo y realiza algunas degustaciones de whisky escocés para educarlos sobre cómo pueden mejorar los servicios largos de whisky en tu local.

En mi opinión, todo depende del whisky escocés y de lo que el consumidor esté buscando de él. Si deseas sentarse y disfrutar del whisky por sus características individuales, entonces probablemente sería mejor tener el whisky escocés solo o con hielo. Pero si estás buscando una bebida mixta con poder que tenga ciertas características de su base realzada y exhibida, entonces una bebida larga podría ser más de lo que estás buscando.

Creando cócteles escoceses

Al mezclar el whisky escocés, me parece que es beneficioso primero probar el whisky solo, dándome una mejor idea de con qué estoy trabajando y de lo que estoy buscando lograr. Por ejemplo, un whisky escocés salado y con turba estaría bien acompañado con un mezclador más dulce, dando equilibrio a la bebida y subyugando esas características ricas. Algo con un carácter dulce sabría muy bien mezclado con soda, creando una bebida refrescante.

Independientemente de cómo quieras beber tu whisky escocés, no hay una forma correcta o incorrecta. Realmente es una de esas bebidas que depende del consumidor y ciertamente da la bienvenida a la experimentación. Por ejemplo, puedes comenzar experimentando con algunos de los cócteles clásicos de whisky como el whisky sour. Estas son algunas de mis formas favoritas de servir cócteles escoceses que pueden ayudar a que fluya tu creatividad.

Whisky Apple

MÉTODO

  1. Sirve en un vaso largo

(9.6 gramos de alcohol por porción (según ml en servicio))

Penicilina

MÉTODO

  1. Agrega todos los ingredientes a la coctelera.
  2. Agita y cuela en un vaso.
  3. Adorna con jengibre confitado.

(17.6 gramos de alcohol (según ml en servicio))

Rusty Nail

MÉTODO

  1. Revuelve y cuela en un vaso Old Fashioned.
  2. Decora con un toque de naranja.

(19.2 gramos de alcohol * (según ml en servicio))

Únete a la conversación y tuitéanos a través de @diageobarac_es, comparte tus fotos con nosotros en Instagram @diageobarac_es o escríbenos en nuestra página de Facebook. ¡Estaremos encantados de saber de ti!

¡Date de alta y sé parte de Diageo Bar Academy para poder acceder a las últimas noticias de la industria, las tendencias y los trucos para llevar tu negocio a la última!