Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad y Cookies para mantenerte informado sobre dónde podríamos usar tus datos personales. Ver más aquí o contáctanos para más información.

« volver a Noticias

Kenzo da Silva, alumno del mes en Learning for Life Madrid

El programa Learning for Life nace de la idea de que una formación de calidad en materias prácticas es la base de la inclusión laboral y social. Y esto mismo pensó nuestro protagonista de este mes tras su reciente llegada a España. Kenzo da Silva es brasileiro, y aunque es graduado en Derecho en su país, no puede ejercer en Europa a falta de una homologación oficial de su título. Con todo, decidió probar suerte en esta otra punta del mundo ante la falta de opciones por la situación actual a orillas del Amazonas.

Kenzo, que llegó hace escasos tres meses, conoció la oferta formativa de Learning for Life por Internet. Estaba buscando trabajo, “una oportunidade”, comenta. “En los portales hay mucha demanda de camareros, de personas capacitadas para la hostelería”. Se decantó por Learning for Life porque “era patrocinado por Diageo y en la Cámara de Comercio de Madrid, que me parece un sitio muy capacitado y con una estructura genial”. Una confianza que aún hoy mantiene: “yo me apunté y tuve la certeza de que era un buen curso”.

Tan buena es su valoración que no ha dudado en recomendar las clases recibidas. De puertas para afuera, Kenzo es uno de los mejores embajadores de sus estudios. “Fui a un sitio a buscar trabajo y dije que estaba haciendo un curso de Diageo en la Cámara de Comercio de Madrid. La propietaria del local miró para su hija y dijo: tú tienes que hacer ese curso también, es un curso fenomenal, ¡este chico habla con tantas ganas de las clases!”

Reconoce que, al venir de un lugar tan lejano, le han sorprendido ciertas costumbres en el ámbito de la cocina, como el hecho de que en España se sirva un primero, un segundo y un postre. Con todo, se siente preparado para el desafío. “Es un programa muy completo desde la atención a una mesa hasta la cocina, la barra, ahora coctelería... Es una oportunidad única para que los jóvenes vengan y puedan ascender a un empleo en el mundo de la hostelería. Las clases se imparten con los mejores, con personas que saben de lo que están enseñando. Gregorio es un profesor fenomenal, y sus clases tienen una maestría única”.

Maestría que para el alumno implica una gran responsabilidad, pues el nivel de exigencia es muy alto. “Aquí aprendemos a hacer como debe de ser, luego te vas a un sitio y puede cambiar un poco, hay una flexibilidad, pero al final te acuerdas de cómo te enseñaron”. Es la suma de esta dedicación, su motivación y su actitud a la hora de aprender la que le ha servido para ganarse la certificación de Alumno del Mes de octubre. Un pequeño logro que será, seguro, el comienzo de una carrera llena de éxitos gracias al trabajo y la formación.