We have updated our Privacy and Cookie Notice to keep you informed where we may process your personal data. See more here or contact us for more information.

Dado que la hospitalidad está afrontando diferentes circunstancias en todo el mundo, cuidar de ti y de tu equipo es una tarea a la que vale la pena prestar mucha atención. Madeleine Geach, directora de cultura de Hawksmoor, y Merly Kammerling, terapeuta cualificada, dan consejos útiles sobre cómo resurgir como equipo.


Dar la bienvenida al cambio

Madeline Geach, Head of Culture

Además de cuidarse todos los días, es importante aceptar que, en este momento, se están dando muchos cambios, en lugar de buscar luchar contra ellos. A cambio, concéntrate en desarrollar habilidades que quizás necesitas perfeccionar, como pueden ser la flexibilidad y la resiliencia.

También se trata de mantener buenos hábitos. Para mí, éstos incluyen asegurarme de salir a disfrutar al aire libre casi todos los días, meditar con regularidad y charlar con alguien cercano.

Todo el mundo tiene diferentes formas de cuidarse y gestionar sus niveles de energía. Muchas personas en hostelería se han alejado de las exigencias habituales del trabajo y han descubierto hábitos saludables que las hacen sentir bien. Tenemos que seguir así y hacer lo que nos funcione, ahora más que nunca. Si no nos cuidamos a nosotros mismos, no podremos apoyar adecuadamente a los equipos que nos rodean.

Consejos para recibir de nuevo al personal

Ponte en sus zapatos. Trata a tu personal como a tus clientes y pregúntate: ¿cómo quiero que se sientan al regresar al trabajo? ¿Y qué puedo hacer para lograrlo? Por ejemplo, en mi equipo, algunas personas sentían ansiedad, por lo que mi objetivo fue hacer que se sintieran tranquilas y seguras. Organicé una sesión de capacitación y generé mensajes claros para asegurarme de que todos tuvieran toda la información que necesitaban y un espacio que generara confianza entre el equipo para plantear preguntas.

Pregunta a tus empleados sobre sus situaciones personales y cómo podrían llegar a afectar a su disponibilidad para trabajar. En un equipo grande, quizá una encuesta es la mejor manera de averiguar esto. Sé lo más flexible que puedas y busca cómo puedes apoyarlos, para formar un equipo feliz y exitoso. Por supuesto, si se trata de algo grave, es vital adaptarse (por ejemplo, cuando regresar al trabajo pone en riesgo la salud de alguien). Además, ten en cuenta (y transmítelo también a tus equipos) que debes equilibrar el cuidado de las necesidades individuales con las necesidades de todos dentro del equipo. Acomodarse a la situación menos grave de una persona no funcionará si ejerces una presión excesiva sobre otras personas; debes sopesar las cosas.

Dar una mano

Éste es un buen momento para mejorar tu entrenamiento para el bienestar general. Una forma sencilla de hacerlo es realizar controles regulares, ya sean sesiones informativas previas al turno o una reunión por zoom para hablar sobre cómo se sienten y cómo pueden cuidarse a sí mismos. Y si aún no tienes un buen programa de asistencia para empleados, éste podría ser el momento de considerar cuándo incorporar uno: el apoyo que estos programas pueden ofrecer a las personas que atraviesan un momento difícil (incluyendo asesoramiento gratuito, asesoramiento financiero y asesoramiento legal) es insuperable y realmente te reafirma como un gerente al cuidado de su gente.

Readaptarse al mundo exterior

Merly Kammerling, Qualified integrative therapist, stress reduction coach and meditation teacher

Para quienes trabajan en hostelería, el desafío no es solo reabrir y regresar al trabajo, sino también acostumbrarse a enfrentar de nuevo al público todos los días después de tantos meses de reducido contacto social, así como manejar cualquier problema de salud mental que la pandemia haya incrementado. Es posible que descubras que no solo tu personal, sino también tú mismo, son propensos a sentirse más deprimidos, presa del pánico o más abrumados de lo habitual. Es algo totalmente normal y, por lo tanto, es crucial que nos cuidemos a nosotros mismos y a los demás en el lugar de trabajo.

Como líder, es importante considerar tu propio bienestar en este contexto. Tu rol puede ser especialmente agotador a nivel personal, ya que tratas de considerar el bienestar de todos los demás y, además, gestionar la seguridad y la felicidad de los clientes.

Preparar tu comunicación

¡La comunicación disminuye el estrés, aumenta la cooperación y hará tu vida mucho más fácil! Si reabres, prepara tus reuniones de regreso al trabajo con tus empleados y considera realizar estas reuniones con regularidad. Comunicarte personal e individualmente con tus empleados antes del regreso también puede ayudarlos a ellos a sentir menos ansiedad por el regreso inicial. Otra forma de iniciar la comunicación con tu equipo puede ser tener una caja de "Consultas y sugerencias" en la sala de personal o habilitarla por correo electrónico, donde pueden hacer preguntas y compartir sus comentarios. También puedes crear una encuesta para tu personal para saber cómo se sienten con respecto al trabajo y conocer los problemas comunes que deben abordarse.

Aumenta su confianza organizando actividades de team building, como concursos internos de cócteles, para ofrecer un poco de distracción en este contexto. Asegúrate de incluir también al equipo de administración, ya que todos son propensos a sentirse vulnerables durante estos tiempos extraños.

Ejercicios de relajación

La respiración profunda es una de las formas más rápidas para ayudar a desactivar tu respuesta de confrontación y puede desencadenar un estado de calma. Deja que el vientre se expanda y desinfle mientras cuentas hasta cuatro. Encuentra un lugar para estar solo durante al menos tres minutos o inténtalo mientras realizas otras tareas o estás en servicio.

Anímate a ti mismo y a los demás a tomar descansos y alejarte de la zona de trabajo por unos instantes. Los descansos son buenos para la función cognitiva y para restablecer un estado mental estresado. Incluso salir de un entorno durante unos minutos puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y los niveles de energía. Los líderes deben hacer del contacto con sus seres queridos una prioridad. Salir un poco y discutir sobre tu regreso al trabajo te ayudará a procesar tus pensamientos y sentimientos. Anima a los empleados a hacer lo mismo.

Equípate con los recursos de bienestar mental disponibles

En lugar de sentir que tienes que asumir estos problemas de bienestar mental de todos por tu cuenta, investigar un poco sobre recursos confiables con los que el personal puede comunicarse puede ayudarte a sentirte más seguro en temas tan delicados como éste. Informa al personal sobre los servicios disponibles, por ejemplo, si tienes un Programa especial de Asistencia al Empleado. Si no tienes, buscar entre los recursos y otras líneas de ayuda disponibles puede ser un buen comienzo. ¡Recuerda que los recursos también están ahí para los líderes!

Imprime información sobre estos recursos o programas, colócala en algún lugar para que todos la vean y anímalos a echar un vistazo. También podrías incluir algunas técnicas de relajación para que el personal las pruebe. Considera la posibilidad de realizar algún tipo de formación sobre bienestar mental en el lugar de trabajo, ya que podría ayudarlos a reconocer los signos y síntomas de salud mental y qué hacer si alguien está en crisis.

Establecer límites claros

Merly Kammerling, Qualified integrative therapist, stress reduction coach and meditation teacher

Establecer límites no quiere decir que no te preocupes por el negocio o el equipo. Reduce los sentimientos de estrés considerando qué puedes delegar, quién es responsable de qué y cómo / cuándo deseas ser informado. Los límites hacen que todos tengan la mejor versión de ti. Asumir los problemas de los demás puede tener un impacto en el estado mental de uno y cada tanto debes comprobar cómo te sientes.

La técnica H.A.L.T (por sus siglas en inglés) es una herramienta de autoconciencia que ayuda a explorar cómo se siente uno cuando está estresado.

Pregúntate lo siguiente: "¿Me siento ..."

•Hambiento? (Hungry)

•Con ansiedad? (Anxious)

•Solo? (Lonely)

•Cansado? (Tired)

Es posible que la técnica H.A.L.T no te proporcione las razones precisas por las que te sientes de cierta manera, pero es un buen punto de partida para explorarlo y encontrar una solución. También es útil como un conjunto básico de preguntas para iniciar una conversación con los miembros del equipo que tienen dificultades en el trabajo.

Si sientes que tus problemas con respecto a la situación actual te están afectando demasiado, entonces buscar ayuda de un profesional puede ser la mejor opción. Las terapias de conversación ofrecen un espacio confidencial y sin prejuicios para que te descargues, discutas cómo te siente realmente y te ayude a procesar y seguir adelante.

* Consulta a la OMS, así como la legislación y las pautas específicas de tu país cuando consideres los próximos pasos para tu bar.


Tips clave

- Utiliza los cambios recientes dentro de la industria a tu favor, en lugar de trabajar en su contra.
- Considera la posibilidad de introducir un programa de asistencia para los empleados o participar en alguna formación sobre salud mental en el lugar de trabajo.
- Comunícate regularmente con el personal, solicita sus comentarios y comprueba cómo se sienten
- Anima al personal a tomar descansos durante el día y a encontrar sus propias formas de relajarse fuera del trabajo
- Ponte límites para lo que puedes y no puedes manejar.

Contenido recomendado: