Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad y Cookies para mantenerte informado sobre dónde podríamos usar tus datos personales. Ver más aquí o contáctanos para más información.

« volver a Noticias

La alumna Andrea Jiménez, subcampeona del Cava Mixology

Andrea Jiménez (25 años, Cochabamba - Bolivia) ha participado en Learning for Life, el proyecto de formación para el empleo de jóvenes que desarrolla Diageo en colaboración con Cámara de Comercio de Madrid y Fundación Tomillo.

Recientemente ha participado en la semifinal de Madrid del concurso de coctelería Cava Mixology Competition, organizado por DO Cava en la coctelería Salmón Gurú, reuniendo a expertos y participantes de todos los rincones del país. Andrea se alzó con el segundo premio con su cóctel “La Tregua”, que ha sido galardonado con 500 euros.

Hemos estado con Andrea y nos ha contado su experiencia en L4L y dónde encontró la inspiración para elaborar su cóctel de autor “La Tregua”:

“Siempre me ha gustado la hostelería. Soy una persona muy servicial, me gusta mucho la atención, el protocolo, soy una persona de mucho detalle hacia la gente. Me gusta sacar sonrisas, hacer sentir bien. Cuando era adolescente trabajé en una cafetería, aunque en Bolivia el servicio era muy sencillo. Llegué a España hace año y medio, y cuando empecé a trabajar en un restaurante me di cuenta que necesitaba formación.

Empecé a buscar cursos para personas con poca formación, ya que en esos momentos no tenía convalidado el Bachillerato, y encontré un par de opciones en los servicios públicos de empleo a las que presenté mi solicitud. Me apunté al que primero empezó, y a mitad de curso me llamaron para el proyecto Learning for Life de Diageo con Cámara de Comercio y Fundación Tomillo. No conocía la marca Diageo, por lo que empecé a investigar, vi los eventos que organizan, los concursos a nivel mundial y me fascinó.

No lo dudé porque era un curso mucho más completo que el que estaba haciendo, que no tenía titulación oficial ni módulo de coctelería, era una oportunidad que no podía perder. Además, mi hermana había realizado un curso con Fundación Tomillo y me comentó que los cursos eran muy completos y con titulación oficial. Realicé una entrevista de selección, en la que mostré mi motivación por el curso, mi positivismo, lo que creo que influyó para que me admitieran.

La formación técnica de la Cámara de Comercio es muy completa, me he visto totalmente preparada para comenzar a trabajar. También aprendí mucho gracias a la formación en competencias, en la que trabajamos la autoconfianza -era muy insegura antes-, el autoconocimiento para desarrollar tu marca personal, el trabajo en equipo, etc.

Hice las prácticas en el Hotel Wellington, y me sentía muy cómoda porque hacía lo mismo que había aprendido en el aula. Me daban libertad para trabajar unos días de coctelera, otros de sala, y todo fue muy bien. Tras las prácticas fui alternando trabajos temporales con proyectos nuevos que surgían y así conseguí mi trabajo actual en el Hotel Heritage, un hotel de 5 estrellas en el barrio de Salamanca. Mencionar que me he formado en la Cámara de Comercio con Diageo y Fundación Tomillo influyó muy positivamente en la entrevista, así como haber ganado la beca del curso de Bar Master que estoy realizando actualmente.

Al final del curso L4L nos dijeron que iba a haber un concurso ente todas las promociones desde el inicio del programa, con examen teórico y práctico. Me apunté y tuve que estudiar mientras trabajaba 12 horas al día…el teórico me salió muy bien, y para el práctico teníamos que elaborar un cóctel de autor con una serie de ingredientes que nos daban. Los olores y los colores de los ingredientes me recordaban a la casa de campo de mi familia en Bolivia. La casa es del color de un fruto rojo, hay frutales a los que damos nombre cada miembro de la familia, multitud de hierbas diferentes, por lo que me incliné por darle un toque herbal, fresco, cítrico, y lo llamé La Tregua, que es el nombre de la casa. El cóctel no estaba muy equilibrado, pero al contar la historia creo que les emocioné y gané la beca para estudiar el curso Bar Master en la Cámara de Comercio de Madrid.

Después conocí el concurso de DO Cava Mixology Competition, y como no tenía nada que perder me presenté. Había que crear un cóctel de autor y empecé a pensar qué podía hacer. Estuve investigando, y seguí por la parte floral y herbácea. Averigüé que la malva, aunque es de origen asiático, en España ha sido muy producida. Empecé a hacer pruebas con infusiones de malva, que deja una tintura preciosa que me recordaba a la casa de campo de mi familia. Pensé hacer un cóctel complejo con muchos ingredientes, pero finalmente decidí hacerlo simple, con sirope de flor de malva, hibiscus y cava, aunque tuve que hacer muchas pruebas para encontrar el equilibrio ente los ingredientes. Lo llamé La Tregua 2.0, como evolución del primer cóctel que creé. Cada miembro de la familia puso su nombre a un árbol frutal de allá, y me viene el recuerdo mental de cada uno. Para mí era como meter a mi familia en el cóctel.

Mandé la idea con la inscripción y un par de semanas después me llamaron para decirme que era finalista. Fuimos a concursar, y vi que la mayoría de los concursantes eran conocidos y con mucha experiencia. No entendía qué hacía yo allí, pero pensé, algo bien estás haciendo para estar aquí. Tuve que improvisar un poco al elegir el cava porque no eran exactamente iguales que los que había probado para la receta, y eso les gustó también. Cuando dijeron mi nombre para el 2º premio no podía creerlo.

A todos mis amigos y familiares les recomiendo Learning for Life por la calidad de la formación y porque te abre muchas puertas laborales. Hay que aprovechar las oportunidades que se te presentan para aprender. No hay que tener miedo a empezar desde abajo, porque poco a poco vas creciendo si te esfuerzas. He pasado del office a sala, a barra, hasta 3ª maitre en un hotel de 5 estrellas. No es dónde estás, es dónde vas, siendo consciente de lo que tienes y sabes.”

Receta del cóctel La Tregua 2.0: